con T de hisToria

A veces me despierto en mitad de la noche con un sudor frío, que a ojos de las paredes blancas de mi habitación, doy una sensación terrible de haber tenido la mayor pesadilla jamás vivida. Esta terrible sensación me estuvo persiguiendo noche tras noche, a veces parecía que se apiadaba de mi y me dejaba descansar. Empecé a temer a mi cama, a la noche y al cansancio. Lo saciaba con café, coca cola o incluso hacía el amor con mi nueva conquista con el fin de no volver a pasar por eso.

Cuando te despiertas con la respiración entrecortada, las pupilas dilatadas, el corazón a 1000 por hora y sudores fríos, crees haber experimentado la peor pesadilla del mundo, sin embargo un día me quise parar a recordar que era lo que no me dejaba dormir.

Recuerdo flashes, pequeñas escenas como si de un trailer de película se tratara; imágenes a toda velocidad, otras que se esperaban 5 segundos, recuerdo una mano grande,fuerte y peluda sujetándome el pelo tan fuerte, que podía notar los leves tirones. Mi cuerpo humedecido por lo que parecían ser besos, besos por todas partes, un sarpullido de besos que se apoderaban de mi cuerpo sin que yo pudiera pararlo, y a fin de cuentas, no quería.

Ropa cayendo a un suelo neutro, un suelo poco conocido tanto para mí como para él, estábamos nerviosos, sudados, hambrientos de algo y sobretodo en el mejor sitio del mundo, en tierra de nadie.

De repente, me doy cuenta de que esas fatídicas noches que me llevo despertando sobresaltada, no son más que sueños, buenos sueños, vídeos mentales que por alguna extraña razón me hacen despertarme con tremenda angustia. ¿Por qué no puedo olvidar ese día? ¿Por qué no puedo simplemente guardar el recuerdo en la misma estantería que la de los chicos con los que me he acostado?

A veces, cuando me acuesto en mi cama, siento la presión de esas manos fuertes apretándome fuerte las muñecas, y ese fantasma del recuerdo se apodera lentamente de mí. Dios… nunca he deseado tanto y con tanta fuerza.

No puedo parar de pensar en la manera de besarme que tenía, de mirarme, que parecía que con los ojos se dedicara a robarme mis pensamientos, como me tocaba lentamente, como no podía reprimir su ansía, sus ganas de hacerme sentir deseada, querida, amada….

Cuando al día siguiente abrí los ojos, allí estaba, el que por unas horas fue mío, mi hombre, mi único en el mundo, y que cuando se abrieran sus ojos y le diera lo buenos días a la mañana, todo iba a cambiar para siempre.

Y solamente me queda un recuerdo y varios sudores fríos… pero fue real, fue una bonita historia real, una clandestinidad no intencionada que hizo de eso la historia más bonita del mundo.

Recomiendo esta canción 100% para escribir de un amor, un GRAN amor

T

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s